California Prison Watch

Arizona Prison Watch

Nevada Prison Watch

Alabama Prison Watch

Ohio Prison Watch

Tuesday, October 9, 2012

Statement on Solitary Confinement by Mumia Abu-Jamal


Sept. 14th Statement on Solitary
[Speech writ. 95/12] © ’12 Mumia Abu-Jamal


Brothers and Sisters! Mis Hermanos y Hermanas! Comrades!

Thank you all for coming together here.

You may think that you know something about solitary, but you don’t. You may have a loved one in prison who has experienced it, and told you about it.

But still I say, you don’t know it.

You know the word; but between word and the reality, a world exists.

You don’t know that world.

But the closest we may come is to say it must be like life on another planet. One where the air is different; where the water is different, where wildlife and flora and fauna mean different things.

For, as you know the word torture, you don’t know how it feels.

For solitary is torture.

State torture.

Official torture. Government sanctioned torture.

Some may call that hyperbole, or exaggeration.

But I’ve lived in solitary longer than many – most, perhaps –Americans have been alive.
I’ve seen men driven mad as a hatter by soul crushing loneliness. Who have sliced their arms until they looked like railroad tracks. Or burned themselves alive.

This isn’t something I’ve read about in psychology books, or newspaper reports.

I’ve seen it with these eyes with which I write these words. I’ve smelled the blood. I’ve smelled the nauseating stench of the smoke.

Why? Because human beings are social creatures; and solitary confinement kills that which is human within us.

Why did these men do these things (to themselves)?

We can’t really know, but if I could guess I’d say they simply wanted to feel. To feel something. To feel as if they were alive.

I’ve seen men beaten while handcuffed; shocked with Tasers and electrified shields; and gassed with pepper spray – really a form of liquid cayenne pepper, which inflames the eyes, nasal passages and mouth.

As America embarks on its second century of mass incarceration, breaking every repressive record ever made, it’s also breaking every record in regards to solitary confinement: locking up, isolating and torturing more and more people, for more and more years.

As I’ve noted elsewhere (in my Live from Death Row (1995), for example) In 1890 the U.S. Supreme Court, in the case re Medley, held that solitary confinement for a man on Colorado’s death row was unconstitutional. In a sense, over a century later, the law has lurched backwards!

Today, such an idea would be laughable, if not unthinkable.

According to some estimates, there are over 100,000 people in solitary across the country (I happen to believe this is a conservative estimate). But no matter the number, the reality is stark: under international law – solitary confinement is torture.

Period.

And if it happens to one man, one woman -one child - it is torture nonetheless, and a crime under international law -or, put another way, the law of nations.

That’s because such a policy has one primary purpose; to destroy human beings, by destroying their minds.

Is it cruel and unusual, and thus violative of the 8th Amendment to the U.S. Constitution?

Apparently this was so in the 1890’s, but not so in the present, probably because of who was in prison then – and who are now.

It may surprise you to know that at the end of the nineteenth century, Blacks were a distinct minority of American prisoners, and while numbers certainly swelled post-slavery (to build the prison-contract-labor industry—really slavery by another name), the biggest bounce in Black imprisonment came in the aftermath of the Civil Rights and Black Liberation movements, when Black people, en masse, opposed the system of white supremacy, police brutality and racist juries.

And then – The Empire strikes back!

Indeed, never in the history of the modern world have we seen such a vast machinery of repression, and the U.S. is the world’s undisputed leader in imprisonment of its citizens.
Neither China, Russia nor any other nation comes close.

As scholar/law professor Michelle Alexander had aptly described it, the U.S. has reconstituted the ‘New Jim Crow’.

And as prison populations explode, the law becomes increasingly more supportive of this repression, and less tolerant of the notion of equal rights, or even equal access to courts.

These factors have continued to be problems irrespective of whether under Republican or Democratic administrations.

For, repression is apparently bipartisan.

But all is not gloom and doom.

People have the power to transform their grim realities.

All they have to do is fight for it.

Organize.

When people get together –and fight together – they create change.

They make change.

If you want to shut down solitary confinement, you can do it.
You’ve got to organize – and fight for it.
If you find the prison industrial complex intolerable, then organize – and fight it.

This is not Pollyannaish, or pie in the sky.

This is as gritty and as down to earth as spinach.

It’s as real a dirt. As real as steel. As real as blood. As real as life.

Whenever any social advance has happened it’s because people fought for it. Often, against their own governments, for governments ever embrace the status quo.

During the U.S. Civil War, one of Lincoln’s severest critics was Frederick Douglass, the fiery Black ex-slave and abolitionist.

When Lincoln died a few years later, Douglass would both mourn his passing and laud his accomplishments.

It was Douglass who said: “Power concedes nothing without demand. It never has, and never will.”

That lesson of our Ancestor is still true.

We must demand what we want – and fight for it!

Period.

If we want the closing of solitary confinement, we can make it happen.

If we want people like Delbert Africa, Mike Africa, Russell ‘Maroon’ Shoatz, Janet Africa, Phil Africa, Janine Africa, Chuck Africa, Leonard Peltier, Jalil Muntaqim, Ed Africa, or [Dr.] Mutulu Shakur freed, we can make it happen.

Really. Truly. But we gotta fight for it.

Movements make change.

So let us build such a Movement, that it shakes the earth!

Don’t rely on voting, for politics is but the cruel art of betrayal.

Rely on working together and fighting for change.

For “Power concedes nothing without demand!”

Build the Movement!

Let us go forth and make the change we want, for we are the hope of more people than we know—and People make change!

Ona Move!

Long Live John Africa!

“Power Concedes Nothing Without Demand!”

Down With Solitary!

Shut Attica Down!

Down with the Prison Industrial Complex!


--©’12 maj
    --------------------------------------------------------------
Discurso del 14 de setiembre sobre incomunicados

Mumía Abú-Jamal
5/9/2012


¡Hermanos y hermanas! ¡Mis queridos carnales! ¡Camaradas de lucha!

Muchas gracias a todos por venir a esta reunión.

Ustedes quizás crean que saben algo sobre estar presos incomunicados, pero en verdad, no saben. Quizás han amado a alguien que ha vivido en carne propia esa experiencia, y les ha contado algo sobreéso.

Sin embargo, yo todavía digo, Ustedes no saben nada de éso.

Saben la palabra; pero entre la palabra y la realidad, existe un mundo.

Y Ustedes no conocen ese mundo.

Lo más cercano que podríamos decir es que es como vivir en otro planeta. Un planeta en el que el aire is diferente; donde el agua es diferente; un planeta en el que la vida salvaje, la flora y la fauna significan cosas totalmente diferentes.

Porque, así como saben la palabra tortura, no saben como se sufre la tortura.

Porque estar preso incomunicado es tortura.

Tortura a manos del estado.

Tortura oficial. Tortura sancionada por el gobierno.

Algunos podrían decir que éso es una hipérbole, o una exageración.

Pero yo he vivido preso incomunicado por más largo tiempo que muchos norteamericanos que han sobrevivido --quizás más largo tiempo que todos los que han sobrevivido.

He visto a hombres volverse más locos que cabras acorraladas debido a la soledad que les destrozó el alma. Hombres que se cortaban los brazos hasta que parecían como rieles de ferrocarriles. Ú hombres que ellos mismos se quemaban vivos.

Éso no es algo que he leído en libros de psicología, o en reportajes periodísticos.

Yo lo he visto con estos ojos con los que escribo estas palabras. Yo he olido la sangre. He olido el hedor nauseabundo del humo.

Porqué? Porque los seres humanos somos criaturas sociales, y estar preso incomunicado mata éso que está dentro de nosotros que nos have humanos.

¿Porqué esos hombres se hacen éso (a ellos mismos)?

En verdad no podemos saberlo, pero si yo pudiera imaginar, diría que ellos simplemente lo hacen para sentir. Para sentir algo. Para sentir como si todavía estuvieran vivos.

He visto a hombres con las manos esposadas ser brutalmente golpeados; golpeados con Tasers y con mantas eléctricas; y asfixiados con disparos de ají --en verdad una forma de ají-pimienta líquido, que irrita malamente los ojos, los conductos nasales y la boca.

Mientras Estados Unidos se embarca en su segundo siglo de encarcelamientos en masa, quebrando todos los records represivos que jamás han existido, Estados Unidos también está quebrando todos los records en lo que respecta a tener prisioneros incomunicados: encarcelando, aislando y torturando más y más gente, por más y muchos más años.

Como ya lo he dicho (en mi libro, En Vivo Desde el Corredor de la Muerte, (Live from Death Row,1995), por ejemplo, en 1890, la Corte Suprema de Estados Unidos, en el Caso Medley, sostuvo que tener incomunicado a un prisionero sentenciado a muerte en Colorado iba contra la Constitución. En cierto sentido, más de un siglo después, ¡la ley ha retrocedido a saltos!

Hoy en día, esa idea sería irrisoria, si no difícil de pensar.

Según unos estimados, hoy hay más de 100,000 personas prisioneras incomunicadas a lo largo y ancho de Estados Unidos (a mí me parece que es un estimado conservador). Pero no importa el número, la realidad es clara: bajo la ley internacional --tener incomunicados a prisioneros es lo mismo que torturarlos.

Punto.

Y si éso le pasa a un hombre, a una mujer --¡a un niño o niña!-- éso es por cierto tortura; y torturar es un crimen bajo la ley internacional --en otras palabras, bajo la ley de las naciones.

Éso es porque tal política tiene un fin principal: destruír a seres humanos, destruyéndoles la mente.

¿Es éso cruel e inusitado, y en consecuencia viola la Octava Enmienda a la Constitución de Estados Unidos?

Aparentemente éso era así en los años de los 1890s, pero ya no lo es hoy, probablemente porque, ¿quiénes eran los prisioneros en esos días, y quiénes son los prisioneros hoy?

Quizás les sorprenda saber que a finales del siglo XIX los Negros eran claramente minoría entre los prisioneros norteamericanos, y aún cuando sus números ciertamente crecieron al terminar la esclavitud, (para crear la industria de contratos para trabajos en prisiones --en verdad, esclavitud con otro nombre), el más grande aumento en encarcelamiento de Negros ocurrió después del Movimiento de los Derechos Civiles y del Movimiento de la Liberación de los Negros, cuando el pueblo Negro, en masa, se opuso al sistema de la supremacía de los Blancos, a la brutalidad de la policía y a los jurados racistas.

Pero entonces --¡el Imperio contra atacó!

Es verdad. Jamás en la historia del mundo moderno hemos visto tan vasta maquinaria de represión, y Estados Unidos es el líder indiscutido del mundo en encarcelar a sus propios ciudadanos.

Ni China, ni Rusia; ni ninguna otra nación en el mundo se aproxima a Estados Unidos.

Como la investigadora y profesora de leyes, la Doctora Michelle Alexander lo ha escrito muy bién, Estados Unidos ha re-construído, "El Nuevo Jim Crow".

Y mientras la población de las prisiones explosiona, la ley es cada vez más escrita en apoyo de esa represión, y es menos tolerante de la noción de igualdad de derechos, o aún de igual acceso a las cortes.

Estos factores han continuado siendo problemas sin importar si la administración es Republicana o Demócrata.

Porque, aparentemente la represión es algo natural a cada partido político.

Pero no todo es tristeza y mal agüero.

El pueblo tiene el poder de transformar sus peores realidades.

Lo único que el pueblo tiene que hacer es pelear; y transformar la realidad.

Organizarce.

Cuando el pueblo se junta --y juntos pelean-- el pueblo crea el cambio.

El pueblo hace el cambio.

Si tú quieres que no hayan prisioneros incomunicados, tú lo puedes hacer.

Tienes que organizar --y pelear hasta terminar con éso de prisiones para incomunicados.

Si crees que el complejo industrial de prisiones es intolerable, entonces, organiza –y lucha contra él.

Éso no es juego de niños, ni tampoco maná que cae del cielo.

Éso es tan real y tan práctico como la espinaca.

Es tan real como la tierra. Tan real como el acero. Tan real como la sangre. Tan real como la vida.

Siempre que ocurrió un avance social fue porque el pueblo luchó por él. Casi siempre contra sus propios gobiernos, porque los gobiernos siempre abrazan el status quo.

Durante la Guerra Civil de Estados Unidos, uno de los críticos más severos del Presidente Abraham Lincoln fue Frederick Douglass, el apasionado ex-esclavo y abolicionista Negro.

Cuando, pocos años después, Lincoln fue asesinado, Douglass lamentó su muerte y elogió sus conquistas.

Fue Douglass quien dijo: “¡El poder no da nada sin que se lo demanden. Nunca lo ha hecho, y jamás lo hara!”

Esa lección de nuestro Antepasado todavía es verdad.

Tenemos que demandar lo que queremos --¡y luchar hasta conseguirlo!

Punto.

Si queremos cerrar las celdas de incomunicados, nosotros podemos hacerlo.

Si queremos que gente como Delbert África, Mike África, Russell "Maroon" Shoatz, Janet África, Phil África, Janine África, Chuck África, Leonard Peltier, Jalil Muntaqim, Ed África, o el Doctor Mutulu Shakur ganen su libertad, nosotros podemos conseguir liberarlos.

De veras. Es verdad. Pero tenemos que luchar hasta conseguirlo.

Los movimientos hacen los cambios.

Entonces construyamos un Movimiento. ¡Un Movimiento que sacuda al mundo!

No confiemos en elecciones, porque la política en Estados Unidos no es otra cosa más que el cruel arte de la traición.

Confiemos en trabajar juntos y en luchar juntos por el cambio.

Porque, “¡El poder no da nada sin que se lo demanden!”

¡Construyamos el Movimiento!

Sigamos adelante y hagamos el cambio que queremos, porque somos la esperanza de más gente de la que nos imaginamos --¡y es el Pueblo el que hace el cambio!

¡Ona Move!

¡Que Viva John África!

“¡El poder no da nada sin que se lo demanden!”

¡Abajo con las celdas de incomunicados!

¡Cerremos la cárcel de Ática!

¡Abajo con el Complejo Industrial de Prisiones!


--©’12 maj


Traducción libre del inglés enviado por Fatirah Aziz, Litestar01@aol.com,
hecha en REFUGIO DEL RIO GRANDE, Texas.

Followers